Zalla evaluar las inundaciones

Las noticias de los medios:

El lehendakari, Iñigo Urkullu, visito las localidades de Zalla, Güeñes y Balmaseda, las más afectadas por el desbordamiento del Cadagua, para interesarse por la situación de esta zona.
Lluvia persistente de más de 80 litros por metro cuadrado

Y podríamos seguir hasta el infinito, pero no dicen nada de la falta de previsión, a la hora de abrir las compuertas en el pantano de Ordunte. Lo que ha pasado, se debe principalmente a abrir compuertas en Ordunte.

La falta de compromiso del Gobierno Vasco y de Confederación Hidrográfica del Cantábrico, para la búsqueda de soluciones a los problemas de las personas y empresas afectadas, para evitar en un futuro mas desbordamientos del río, son dos de los principales problemas a resolver, pero nos encontramos ante un dialogo de sordos y mudos.

Es una pena que esta banda de incompetentes e ineptos sigan en sus puestos, pero ya sabéis aquí no ha pasado nada por culpa de ellos.

Lo de Iberdrola es otro punto y aparte, ellos se dedican a la luz, pero algunos de ellos les faltan muchas luces. A quien se le ocurre soterrar un transformador junto al riachuelo de la trasera Plaza Carolina Renobales. Se desborda el arroyo y 20 horas sin luz, por no tener repuestos. Han traído un generador hasta que solucionen el problema o encuentren un recambio.

Este es el país de los dirigentes con menos sentido común del mundo. Una lastima y así nos va.

Un nuevo libro analiza la arquitectura popular del valle de Karrantza

El historiador Miguel Sabino Díaz García acaba de presentar el libro La arquitectura popular del valle de Karrantza en el que hace un recorrido por las construcciones populares más emblemáticas de la localidad a través de una perspectiva etnográfica y un gran número de fotografías.

La nueva publicación divulga los elementos constructivos más característicos de la arquitectura popular de la localidad, quedando excluidas las casetas y cabañas de pastor recogidas en un libro anterior.
Con su edición se pretende reivindicar la conservación de estas construcciones tradicionales, muchas de ellas en desuso, ya que forman parte de la historia y del patrimonio rural del municipio.
El libro se puede adquirir en los puntos de venta habituales de Karrantza (kiosco de Concha, librería Ikerne y Orratz) y próximamente en Elkar de Bilbao por un módico precio de 12 euros.

LA ARQUITECTURA POPULAR
La fisonomía rural del valle y su patrimonio popular disperso, unido a las explotaciones de ganado vacuno que han sido el motor económico de Karrantza, han marcado el modo de vida de sus habitantes y ha quedado reflejado en sus construcciones populares.

Las casas de labranza y su entorno se fueron adaptando a las necesidades económicas, agropecuarias y artesanales, por lo que su interior funcionaba también como establos, lagares, pajares o “sobraos” utilizados para almacenar borona, manzanas, patatas…

El entorno estaba relacionado con cuestiones climáticas, por lo que se elegían las laderas orientadas hacia el sur y a poniente y se utilizaban materiales de construcción proporcionados por el propio medio. Así, nacieron las moriscas o los pipianos, característicos de la arquitectura carranzana y uno de los signos de identidad de sus edificaciones. La importancia del entorno también queda reflejada en el libro, ya que en las inmediaciones de las casas se encontraban los hornos de pan, las huertas, los colmenares, las rochas, los frutales o los bebederos.

POLÍGONO INDUSTRIAL EL LONGAR DE ZALLA

EL LONGAR, EN PELIGRO
La construcción de una área industrial en el barrio El Longar de Zalla se ha llevado por delante a dos caseríos históricos y ha puesto en peligro la supervivencia de una zona de gran interés medioambiental

El Longar, el polígono industrial de 94.000 metros cuadrados que actualmente se construye en Zalla, ha despertado el interés de muchos empresarios, que ven en este área una oportunidad de proyección para sus negocios, pero también ha avivado las protestas de los vecinos, que temen por el deterioro medioambiental del entorno, más aún desde que las obras redujeran a escombros un caserío vasco con cientos de años de historia.

Los trabajos de acondicionamiento del polígono industrial están muy avanzados. Las máquinas devoran diariamente metros y metros de terreno, pero en su camino se toparon con un nuevo caserío, el número 8, que también entorpecía sus planes de expansión.

Como buena parte de la población, que ha comenzado a colgar pancartas con el lema “Salvemos El Longar”, el grupo ecologista de Zalla, Otsoaren Taldea luchó por poner freno a las ambiciones industriales y conseguir que se respetara la estructura del siglo XVII.

“Se trataba de un caserío vasco barroco que era necesario proteger, como así queda reflejado en las Normas Subsidiarias de Zalla de 1998, aún en vigor”, indican miembros del colectivo. Sigue leyendo “POLÍGONO INDUSTRIAL EL LONGAR DE ZALLA”

AUTOVIA DEL KADAGUA

La variante de Alonsotegi entra en funcionamiento y reduce notablemente el tráfico de vehículos por su casco urbano

Salgai La década de los 80 supuso una importante expansión urbanística de Enkarterri y en consecuencia un fuerte aumento de la movilidad y de la necesidad de accesibilidad de los 50.000 usuarios de los servicios y habitantes de la zona, tanto desde/hacia los núcleos poblacionales, como en los centros industriales ubicados en el entorno.

Aunque los trabajos en el conjunto del Corredor del Kadagua se iniciaron años antes, el Plan Territorial Sectorial de Carreteras de Bizkaia 1998-2016, recogía la necesidad de ejecutar el Corredor del Kadagua, con tres premisas fundamentales: mejorar la accesibilidad a Enkarterri, conectar la zona con el área metropolitana y permitir la circunvalación de los cascos urbanos afectados por travesías de la carretera BI-636. En consecuencia, los trabajos del Corredor del Kadagua iniciaron su andadura a finales de los 80, con la siguiente cronología de puesta en servicio:

1990. Abierta la Variante de Balmaseda, con 5,4 kilómetros y 7, 8 millones de euros de presupuesto.

1994. Tramo Balmaseda-Zalla, de 6 kilómetros, con un coste de 18 millones de euros.

1996. Apertura del Ramal Solución Sur (A-8) /Kastrexana con 2,5 kilómetros de longitud y sección de autovía. La carretera evita el paso por el barrio de Zorrotza, en Bilbao. Su dotación económica alcanzó los 20,13 millones de euros.

1998. Abierto el tramo Artxube-Zalla/Variante de Güeñes, de 4,1 kilómetros y 32,77 millones de euros de presupuesto. El nuevo vial salva el núcleo urbano de Güeñes.

2001. Puesto en servicio el ramal entre Sodupe-Artxube/Variante de Güeñes, de 4,1 kilómetros y 32,8 millones de euros de ejecución, que evita el paso por Sodupe.

2006. Desdoblamiento del tramo Padura-Aranguren de 5,8 kilómetros. y con dotación económica de 15,87 millones de euros.

2007. Kastrexana-Arbuio/Variante de Alonsotegi, de 4,4 kilómetros y 55,6 millones de euros de presupuesto.

2007. Ramal Arbuio-Sodupe/Variante de Zaramillo, con 4,9 kilómetros y 68,86 millones de euros. Se abrirá a finales de verano.

CARACTERISTICAS DE LA VARIANTE DE ALONSOTEGI

El tramo que se acaba de inaugurar entre Kastrexana y Arbuio consiste en una autovía de dos carriles por sentido entre los términos municipales de Bilbao y Alonsotegi, con una longitud total de 4,4 kilómetros. Discurre a media ladera por la margen derecha del río Kadagua y su ejecución ha representado una notable dificultad técnica por la complicada y accidentada orografía, con laderas de fuertes pendientes y grandes alturas de desmonte, en algunos casos de hasta 75 metros. El ramal tendrá continuidad en las próximas semanas con el trayecto entre Arbuio-Sodupe, mientras tanto, conectará con la carretera existente, la BI-636.

Su ejecución se ha prolongado durante 28 meses y ha absorbido más de 60 millones de euros. Como resultado, el nuevo vial soportará un tráfico medio diario en torno a los 24.000 vehículos.

El último tramo

Los trabajos de construcción del ramal Arbuio-Sodupe/Variante de Zaramillo representan el último tramo de la Autovía del Kadagua. Este ramal tendrá 4’9 kilómetros de longitud y supondrá un desembolso de 68,86 millones de euros. Su apertura está prevista para finales de verano.

Las estructuras más importantes de esta variante serán los túneles de Zaramillo y los viaductos de Linaza, Nocedal, La Cuadra, Zartuña y Okondo, y al igual que el resto de la Autovía del Kadagua, estará diseñada para soportar velocidades de hasta 100 kilómetros a la hora. La intensidad media diaria se situará en 18.000 movimientos, un 5% de ellos de vehículos pesados.

La autovía se ejecuta y apoya al pie de la ladera de la margen derecha del Kadagua, bajo una franja de terreno por debajo del canal procedente de Ordunte y salva sin problemas el eje formado por los barrios de Zaramillo-Zona comercial del Kilómetro 11-La Cuadra.

OPORTUNIDADES.

El Corredor del Kadagua reduce notablemente la duración de los trayectos entre Enkarterri y el área metropolitana. La autovía acerca la comarca a los grandes ejes viarios y aporta una fácil accesibilidad a cualquier punto de Bizkaia. Su construcción cambiará la configuración de la comarca, ampliando sus posibilidades de ocio,

residenciales, económico-empresariales y de relación con el resto del Territorio vizcaíno.

TRANSPORTE.

El pasado mes de diciembre de 2005, Bizkaibus, después de numerosos trámites y negociaciones con las partes implicadas, llegó a Enkarterri con un servicio público de transporte de viajeros por carretera que sitúa a la ciudadanía de la comarca en cualquier punto de Bizkaia.

Esta apuesta multiplicará sus potencialidades en los próximos meses con el Corredor del Kadagua finalizado.

HORDAS RUIDOSAS

Salgai Todo espacio natural precisa de una adecuada ordenación de sus recursos naturales para mantener un correcto funcionamiento de los equilibrios en el medio.

Todas las actividades que el ser humano desarrolla en la Naturaleza pueden desempeñar su función reguladora si se gestionan bajo criterios de sostenibilidad. Así, la caza, la pesca, la extracción de madera, pastoreo, recolección e incluso ciertas actividades de ocio han permitido al hombre establecer lazos de unión con el medio natural y enriquecer la propia existencia humana.

Pero en la sociedad capitalista donde nos hallamos inmersos, el desprecio al entorno natural y un orden social establecido de espaldas a la Naturaleza han empobrecido la existencia del ser humano hasta convertirlo en un ser insensible y tecnologizado.

Abundar en una cultura del conocimiento del medio que nos rodea puede acercarnos a una forma de vida mucho más auténtica y original. Los montes, que por su mayor inaccesibilidad todavía resisten a la destrucción a que los seres humanos sometemos al medio ambiente, nos permiten contar con una puerta de escape de nuestras cada vez más populosas y ruidosas poblaciones: seguir un rastro de tasugo en la nieve, identificar el golpear del picorrelincho, sorprender a un corzo entre los helechos, ser sorprendido por un bando de txontas o simplemente sentarse a escuchar el suave murmullo del bosque nos permiten reencontrarnos con lo más profundo de la esencia humana.

Cada vez resulta más difícil escapar de esa vorágine a la que antes hacía referencia, máxime cuando muchos de nuestros montes se ven invadidos por una estridente horda de intrusos que, con sus flamantes vehículos a motor, interfieren en la apacible esfera del monte. La zona de los Montes de Triano y Galdames, las zonas de Mello, del Betaio o muchas otras sierras de Las Encartaciones sufren sobre todo los fines de semana la indeseable visita de hordas de motos, quads y todoterrenos, que se antoja aún más dañina cuando la nieve cubre nuestros montes y los presenta con un aspecto más mágico. El “hombre tecnológico” se siente poderoso cabalgando sobre su máquina frente a la frágil Naturaleza o el abnegado caminante, en toda una exhibición de fuerza y de medios donde por supuesto no falta el inestimable teléfono móvil que se deja escuchar cuando el impacto de ruido, contaminación y erosión hace un receso cuando la horda se detiene al pisotear alguna cumbre.

En todo proceso de ordenación de espacios naturales estimo necesario aplicar una política restrictiva y de vigilancia con este tipo de usos inútiles desde un punto de vista de gestión del medio en una superficie comunal y de utilidad pública como nuestros montes. Concretamente en la zona de Montes de Triano y Galdames por sus singularidades se está planeando la delimitación de un biotopo protegido pero cuya área de protección debería contemplar zonas periféricas. Una vía necesaria y urgente para preservar el patrimonio natural, el equilibrio de los ecosistemas y de las personas que de él quieren formar parte relacionándose con armonía y profundidad.

Escribe: Natxo Landeta

Asociación Ecologista Kima Berdea (Muskiz)